1 de diciembre de 2014

GARGANTAS INTOXICADAS

Durante la mañana del 30 de noviembre de 2014 se produjo un altercado entre violentos que forman parte de peñas (ultras) de algunos equipos de primera y segunda división, que finalizó con la muerte de uno de ellos. Sin embargo, ese es el único hecho que tiene de relación con el fútbol, con el deporte. Según están diciendo los medios de comunicación, quedaron ex profeso para pegarse, para ¿matarse?. 

Lamento que haya gente que utilice el deporte como marco para una pelea multitudinaria, en la que ser de un equipo u otro importa menos que ser de una ideología u otra (ninguno lució los colores de su equipo durante el altercado). Murió uno del Dépor, como podría haber muerto uno del Rayo, del Alcorcón, del Atleti o incluso del Sporting. O lo que es lo mismo, murió un extremista de izquierdas, como podría haber muerto un extremista de derechas. 

Si son conocidos estos enfrentamientos entre ultras, que dicen ser aficionados de un equipo ¿por qué se permite su entrada a los estadios, e incluso su afiliación a las peñas? La policía tiene fichados a la gran mayoría de esos violentos, por lo que a lo mejor se podría hacer algo para limpiar el nombre del deporte. Si dos equipos cuyos ultras tienen ideologías opuestas, se les da la escusa perfecta para que esos energúmenos comiencen a pegarse. Porque con el fanatismo llevado al extremos se podría entender que estos sucesos ocurrieran entre equipos con una rivalidad deportiva existente. Cosa que entre el Atleti y el Dépor es inexistente, como se demostró con el intercambio de bufandas entre algunos aficionados al término del choque del manzanares. 

Hechos como este son veneno para el fútbol, pero sobre todo para los aficionados. Las gargantas de todos los aficionados de un equipo "cuyos" ultras están relacionados con la violencia no pueden decir con el orgullo habitual que son del tal equipo, cuesta más. Piensas que no tienes ninguna culpa, ni que tu equipo, al que apoyas, tampoco, pero que esos energúmenos en algún momento hayan sentido lo mismo que tú hacia unos colores te hace comerte la cabeza.

Había gente que pedía que se guardara un minuto de silencio por el fallecido en todos los partidos, e incluso que se suspendiera la jornada y mi duda es ¿por qué?. Para mí un minuto de silencio es una señal de respeto hacia una persona a la que se ha admirado o que ha sufrido una muerte inesperada. Una persona de 43 años que recorre casi 600 kilómetros para ir a matarse con otros no sé qué clase de respeto merece. Sobre todo siendo que tenía dos hijos. 

Ocho días antes de este incidente. Un aficionado del Estrella Roja de Belgrado recibió una puñalada en el corazón antes de un partido de Euroliga ante el Galatasaray en Turquía. 300 ultras del equipo serbio se habían presentado en Estambul sin entrada para el choque, y se calentaron cuando escucharon a los del conjunto serbio gritar "Kosovo, Kosovo" portando banderas albanesas. Mal por los que provocan y mal por los que responden. Era un partido considerado de alto riesgo y se sobrepasó. El entrenador del Galatasray, Ergin Ataman, calificó a los ultras serbios como "terroristas que han atacado a nuestra gente", y la verdad no sé cuánto de cierto tiene esa afirmación. 

Desde este pequeño blog hago un llamamiento a los clubes. Eliminemos a los violentos del fútbol y dejad de esquivar el bulto diciendo que el fútbol no tiene nada que ver. No es la causa de las peleas, pero si es el contexto que aprovechan para hacerlo. Repito lo que he dicho antes, si los clubes tienen una lista con sus abonados y socios, por qué no comparan a ver qué antecedentes tienen, y sin son gente que puede resultar problemática no se les permite tener relación con el club. Si son verdaderos aficionados no dejarán de apoyar al equipo y así, éste verá su imagen mucho más limpia de la que tiene ahora la gran parte de los equipos de la mayoría de los equipos, sobre todo de fútbol. 

Las patadas al balón en el fútbol, los puñetazos al boxeo y los cuchillos para los embutidos. NO A LA VIOLENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario